¿Me puedo deducir los gastos del coworking?

¿Me puedo deducir los gastos del coworking?

Si eres autónomo, y estás barajando la posibilidad de trabajar en un espacio compartido, pero te preocupan algunos aspecto legales, vamos a resolverte algunos temas en el post de hoy. ¿Me puedo deducir los gastos del coworking? la respuesta es sí.

Seguramente a la hora de hacer la declaración del IRPF, buscas todos aquellos gastos deducibles. En algunas ocasiones tenemos muy claro cuales son, pero en otros, la cosa se complica, como es el caso de un vehículo particular, teléfono móvil o tener un local en la vivienda habitual. Pero, ¿me puedo deducir los gastos cuando comparto un espacio de trabajo? vamos a responder a esta pregunta.

En principio, sí se pueden deducir los gastos que se generan a la hora de compartir o alquilar un espacio o coworking, pero como todo, hay que tener en cuenta una serie de requisitos para poder hacerlo.

En general, se consideran deducibles los gastos previstos en la normativa contable, siempre que no estén expresamente excluidos por una norma fiscal.

Para que un gasto sea fiscalmente deducible es necesario, además, que se haya devengado, esté contabilizado y se disponga de justificación adecuada (generalmente factura completa).

Puede utilizarse, con carácter orientativo, la siguiente relación de gastos:

  1. Consumos de explotación
  2. Sueldos y salarios
  3. Seguridad Social a cargo de la empresa (incluidas las cotizaciones del titular)
  4. Otros gastos del personal
  5. Arrendamientos y cánones
  6. Reparaciones y conservación
  7. Servicios de profesionales independientes
  8. Otros servicios exteriores
  9. Tributos fiscalmente deducibles
  10. Gastos financieros
  11. Amortizaciones
  12. Provisiones
  13. Amortizaciones y provisiones en estimación directa simplificada
  14. Incentivos al mecenazgo: convenios de colaboración en actividades de interés general
  15. Incentivos al mecenazgo: gastos en actividades de interés general
  16. Otros conceptos fiscalmente deducibles. Pérdidas por deterioro del valor de los elementos patrimoniales. Importes deducibles.
  17. Otros conceptos fiscalmente deducibles.
  18. Gastos no deducibles
  19. Seguros de enfermedad
  20. Pérdidas por insolvencias de deudores

Por tanto, y según estos requisitos, contemplamos el concepto de arrendamiento, quedando claro que es un gasto deducible. Pero en un espacio de coworking o al compartir un espacio de trabajo, ¿cómo se puede demostrar, existe alguna legislación al respecto? Pues sí. La Resolución Vinculante de Dirección General de Tributos, V0656-19 de 26 de Marzo de 2019 responde a esta duda.

En este caso, el gasto que se produce del pago del importe del alquiler del espacio en un “centro de negocios”, es un alquiler destinado al ejercicio de la actividad profesional. Por eso, tendrá la consideración de deducible en la determinación del rendimiento neto de su actividad profesional, pues debe entenderse producido tal gasto en el ejercicio de la actividad.

Ya sabes, si vas a optar por compartir un espacio para trabajar, puedes justificar tu gasto en la declaración de IRPF. Y si buscas espacios disponibles, encuentra el tuyo en fifty-fifty

 

Artículos relacionados

Top-ten de influencers de Belleza de España que deberías seguir

Top-ten de influencers de Belleza de España que deberías seguir

Cuando te dedicas al sector de la Belleza & Bienestar, siempre es conveniente estar al día de las últimas tendencias. Las redes…

Leer más

Cómo obtener ingresos extras

Cómo obtener ingresos extras con los espacios que no usas

¿El balance de ingresos y gastos de tu negocio no es tan satisfactorio como esperabas? Si tienes un establecimiento, debes aprender cómo…

Leer más

música para atraer clientes

Música para atraer clientes a tu negocio de Belleza y Bienestar

Para entretenernos mientras vamos en el coche, para motivarnos al correr, para sentirnos acompañados en casa o para divertirnos cuando salimos de…

Leer más

Únete a la conversación

Buscar
Precio
Comodidades

Comparar listados

Comparar